Si estás leyendo esta entrada, es que necesitas mejorar tus datos. Pero, ¿Tienes claro lo que necesitas?  ¿Conoces tus fuentes de captación? ¿Tus datos son fiables?

Como ves, hay multitud de preguntas que has de tener claras antes de tratar tus datos.

¿Tienes claro lo que necesitas?

En el mundo de la calidad de datos, hay muchos criterios de tratamiento o mejora, y para aplicar cada criterio, hay que tener en cuenta dos factores fundamentales:

  • La calidad inicial del dato a tratar
  • La calidad final que quieras alcanzar

Dependiendo de la fiabilidad del dato inicial y de lo que quieras conseguir, tendrás que plantearte utilizar unos métodos concretos para alcanzar tu objetivo.  Así pues, lo más importante es tener claro lo que quieres lograr.

Pongamos un par de ejemplos:

  • ¿Tienes un correo y quieres hacer una acción comercial?
    Tendrás que asegurarte que el destinatario del correo pueda recibir tu comunicación, o la conversión será pésima.
  • ¿Conoces el nombre de un cliente, pero no conoces su género?
    Tendrás que analizar su nombre y asignarle un género para poder segmentar correctamente tus acciones posteriores.

Como puedes ver, todo depende del dato inicial y de lo que quieras obtener.

Cómo mejorar tus datos

Define tus objetivos para tener claro lo que necesitas

¿Conoces tus fuentes de captación?

Conocer el origen de tus datos permite establecer un índice de fiabilidad del origen. Cuanto menos fiable sea el origen, menos calidad tendrán tus datos.

Además, has de tener en cuenta que tus métodos de captación definen completamente la fiabilidad de tus datos. Es decir, cuanto más estricto seas recogiendo tus datos, menos problemas tendrás en el momento de sacarles el partido que necesitas.

Analizar todos tus orígenes de datos te permite conocer de antemano qué flujos están menos trabajados, y como consecuencia, cuales son menos estrictos, ocasionando la recepción de datos poco fiables desde su origen.

Lo ideal: tener controlados todos tus orígenes y aplicar los criterios más estrictos y que mejor se adapten a tu negocio,  teniendo en cuenta el uso futuro que puedas hacer de esos datos.

Cómo mejorar tus datos

Conocer el origen de tus datos es fundamental

 

¿Tus datos son fiables?

Visualmente,  es fácil detectar valores que no cumplen ciertas reglas:

  • Un correo electrónico que no tiene un formato correcto
  • Un código postal que no tiene la longitud necesaria
  • Un nombre mal escrito

Del mismo modo, hay otros indicadores de fiabilidad que no se pueden detectar a simple vista, como podría ser:

  • El dominio de un correo no puede recibir correos
  • Un código postal no existe
  • Una dirección no existe

Para detectar la fiabilidad en estos últimos casos, hay que utilizar herramientas específicas que permitan detectar cuando un valor cumple con las reglas mínimas para ser útil para tu negocio.

 

La calidad es un aspecto clave en cualquier base  de datos, y sin ella, tu negocio no tiene futuro

Cómo mejorar tus datos

Unos datos de calidad permiten cumplir tus objetivos

 

Atentamente,

El Equipo de UProc



¿Quieres explorar las herramientas?

Regístrate


¿Quieres hablar con un experto?

Reserva una demo